viernes, 25 de mayo de 2007

Adiós a un amigo

Este Jeep Terrano fue un amigo. Nos acompañó durante varios años, nunca nos dejó botados y recorrimos nuestra Patagonia en él. Hoy lo vendimos y no puedo dejar de decirle adiós en este blog. A veces uno se encariña con las cosas materiales, pero había que decirle adiós y llegó el momento. Espero que encontremos otro tan bueno como este y seguir viajando por las rutas patagonicas.