miércoles, 25 de julio de 2007

Mi amigo don Mateo

Ayer estuve conversando largamente con don Mateo Martinic. Suelo llamarlo de vez en cuando e intercambiar opiniones. El siempre sabe en que ando y yo siempre estoy informada de lo que está haciendo. Don Mateo es una figura relevante en la Patagonia, tanto en Magallanes como en Aisén.Ahora que está retirado de la universidad y haciendo clases a solo un tercio del tiempo, está dedicado a escribir, escribir y escribir.Tiene muchas cosas que contarnos. Admiro a este magnífico hombre, porque siendo un Premio Nacional de Historia, siendo un erudito en el tema de la historia patagonica es un hombre sencillo, cordial, acogedor. De alguna manera le debo el haber seguido este camino de investigadora de la historia de Aisén. Hace muchos años atrás (muuuuchos), don Mateo llegó a visitarme y a instarme a que publicara mis trabajos. Yo no me atrevía, la verdad es que tenía miedo de la crítica y de la academia y fue gracias a sus consejos que tomé valor y publiqué mi primer libro y también a escribir artículos para distintas revistas. Ayer mientras trabajaba en mi próximo libro , sentí el deseo de participarle mi nuevo trabajo y lo llamé y como siempre, solo recibi palabras elogiosas y por supuesto su desinteresada propuesta de que le pidiera cualquier información que necesitara.Ojala en nuestro país existieran más Mateos Martinic, hombres que sean capaces de compartir sus conocimientos, de incentivar a personas como yo y a entregarnos un caudal de historias que muchos ignorábamos que existían. ¡Grande Mateo Martinic!