viernes, 14 de septiembre de 2007

Es mejor decir la verdad

El día 12 del presente asistí a la presentación de HidroAysen llamada “Nuestra Casa”. Fui en la tarde a conocer los paneles explicativos. y las maquetas de las futuras represas. En la noche asistí a la asamblea en donde nos convocamos alrededor de 45 personas.. Toda la exposición la sentí honesta. Debo confesar que me sorprendió gratamente las explicaciones dadas al público Se explicó profusamente lo que afectarán estas represas y lo que no afectarán, en todos los aspectos. Luego se dio la palabra. Muchas de las intervenciones fueron muy sensatas. Había un pequeño grupo de estudiantes, unos doce, la mayoría niñas con algunas pancartas en contra de la construcción de las represas. Algunas de las niñas pidieron la palabra y se extendieron latamente. No hicieron preguntas, solo afirmaciones. Hoy ,con estupor, leí en un diario electrónico argentino, que un numeroso grupo de personas se enfrentó con la fuerza pública y que solo la intervención del Alcalde hizo que esto no pasara a mayores. Eso es mentira. El alcalde no estuvo presente, al menos, no en la asamblea. Había tres concejales y no escuché sus opiniones. No hubo ningún enfrentamiento ni nada que se le parezca. En lo personal no pedí la palabra, ya que en la tarde recibí todas las respuestas a mis preguntas. Si, se van a afectar parte de los humedales del Baker, se va a afectar el Saltón San Carlos, aún cuando se pretende respetar el paso Lucas Bridges. En lo social, los campamentos mineros van a estar en las faenas y los trabajadores van a salir a sus casas en sus descansos, para así evitar males mayores en Cochrane y Villa O’Higgins. En general, la reunión fue pacífica y no hubo acto alguno que uno pudiera calificar de “una gran manifestación”. Creo que quienes dan a conocer estas noticias tan poco serias hacen muy mal. Es cierto que las represas tienen muchos detractores. Es cierto que muchos aiseninos no queremos que nuestros ríos se vean amurallados, es cierto que con una represa el Baker y el Pascua nunca serán lo mismo, pero no mintamos, no demos opiniones tergiversando los hechos. Eso hace muy mal al país y a nuestra región. Ya hemos visto en estos días demasiada violencia y no queremos que se haga creer que una comunidad pacífica como la nuestra, tiene actos de violencia,. Los carabineros estuvieron ahí cuidando el orden y nada más. No se enfrentaron con nadie, no detuvieron a nadie, simplemente cumplían el deber de estar en un lugar de concentración de personas. En lo personal agradecí su presencia, ya que debido al calor en la sala, sufrí un “soponcio” como diría mi abuela, y debí ser trasladada al hospital nada más ni nada menos que en la cuca de carabineros. A lo mejor quien dio la información al diario electrónico, me vio subir en la cuca y pensó que me llevaban detenida, pero no, Carabineros una vez más ,estuvo al servicio de una persona que los necesitaba. Gracias por ello.