martes, 18 de agosto de 2009

Un regalo


¡Cuantas veces en la vida no sabemos agradecer lo que Dios nos regala!. Hoy es el día de mi santo, si, mi segundo nombre es Elena y esta fecha coincide con el día de la solidaridad y no me cabe duda de que esta coinciencia es un regalo en mi vida. Pero hay muchos regalos que uno recibe y no se da cuenta, hoy por ejemplo llegó a mi casa, mi amigo Daniel de Río Gallegos, un amigo al que solo conocía virtualmente y que al leer el libro sobre Lucas Bridges, se decidió a contactarme y así iniciamos una amistad y descubrimos muchas cosas en común, como el ser patagones, descendientes de la raza slava y de la raza alemana, conocedores y admiradores de la historia de nuestra tierra. Conocí por su intermedio a Mirko, su tío, dueño de la estancia El Correntoso quien hace pocos días cumplió 80 años y para ese cumpleaños mi amigo Daniel vino hasta Roballo y se dió el trabajo de venir hasta mi casa ( unos cuanto cientos de kilómetros) y pudimos compartir con él y mi marido y sentirnos como muy antiguos amigos, con muchas cosas que nos unían y eso para mí ha sido un magnífico regalo en este día de Santa Elena y de la solidaridad. A través de este medio he obtenido muchos amigos, este verano estuvieron con nosotros Guido y Cecilia de Tandil, Rodolfo y su señora de Viña, en octubre espero a Raine de Esquel,para el verano espero a Orfilio y su señora de Buenos Aires, el año antepasado estuvieron Jaume y María de Barcelona, a los que espero muy pronto y así he recibido el regalo de amistades con personas de diferentes lugares y me siento profundamente agradecida por ello. Este medio no solo sirve para poner ideas o comentarios, sirve también para conocer a personas muy lindas con las cuales uno va afianzando lazos de amistad que perduran en el tiempo. Tal vez yo nunca visite a estos amigos, pero no tengan duda de que me produce una gran alegría el recibirlos en este pequeño rincón de la Patagonia en donde la vida transcurre lenta y sencilla. Gracias a todos aquello que han querido venir a verme, gracias por ese permanente contacto y ese apoyo para mi trabajo. Gracias por el puente tendido desde diversos lugares del mundo para llegar a este rincón . La foto que se adjunta es uno de los puentes camino a Villa O'Higgins al sur de mi región, lugar en el que espero instalar una sucursal del Café Patagonia en dónde se haga realidad ese encuentro de blogueron patagonicos.