sábado, 17 de diciembre de 2011

Hijos de Aysén


Desde el mes de octubre que no escribo en este blog y la verdad es que han pasado tantas cosas a nivel personal, regional, nacional y mundial que no sé por donde empezar.
Comenzaré contando que acabo de sacar un nuevo libro. Se llama "Hijos de Aysén" y fue un proyecto del Consejo de la Cultura y las Artes. Se me ocurrió recopilar historia de vida o testimonios de personas nacidas en el territorio, que tuvieran más de 60 años y que estuvieran dispuestos a contar parte de sus recuerdos. La idea central era mostrar a los nuevos habitantes de nuestra región, muchos de los cuales se quejan del frío, de la falta de entretenciones o del aislamiento, como fué nuestra vida en esta región que apenas se empina sobre los cien años de ocupación y que recién en el año 2028 cumplirá cien años de vida administrativa, esto es, cien años desde que el Estado interviniera en ella haciendo aportes, construyendo escuelas, caminos etc.
Los hijos de este territorio, que hoy sobrepasamos los sesenta años somos los grandes testigos de la historia de Aysén y creo que era necesario obtener esos relatos.
El parto de este octavo hijo fue bastante duro. Recorri gran parte de mi región y entrevisté a muchas personas. Eso fue un proceso arduo, luego vino el otro gran proceso que fue transcribir cada una de las entrevistas y una vez transcritas, editarlas y seleccionarlas. Cuando todo estuvo listo, vino el proceso de la correción, el diseño y la impresión.
Cuando uno espera un hijo en realidad se lo imagina, pero no sabe como será ese hijo. Con un libro sucede lo mismo, hay cosas que no dependen de uno, como el color que muchas veces no es exactamente lo que uno quería y las infaltables faltas de una letra de más o una de menos, una coma que está demás, un tilde que no se puso. Pero en fín, son detalles que en verdad no desmerecen este trabajo. Me siento muy contenta de haberlo enfrentado y las horas de viaje y kilómetros recorridos ( que fueron muchos), las muchas horas sentada frente a la computadora, los nervios, las llamadas, todo está debidamente compensado con este libro. Sin embargo, creo que no volveré a enfrentar un trabajo como este que me signifique recoger testimonios porque la verdad es que aunque uno conoce a gente muy linda y recibe relatos e historias de vida muy interesantes, una vez que ese proceso termina, viene una tarea monumental y esa tarea me anduvo pasando la cuenta en mi salud y si bien es cierto, yo adoro la historia de mi tierra, creo haber contribuido bastante a darla a conocer y en esa contribución muchas veces he postergado mi salud y a mi familia.
Pero digo "creo" que no volveré a hacerlo, sin embargo, un amigo profesor de historia, me dijo algo que me hace pensar mi decisión. Su frase fué " Cada anciano que muere, es un libro sin copias que se quema" y tiene toda la razón. Todas las personas tienen algo que contar. En mi libro hay profesionales, políticos, empresarios,artistas, empleados públicos, campesinos, obreros,dueñas de casa, y todas las historias resultan interesantes y cada una aporta un granito al conocimiento de nuestra historia.En mi región no existen muchos archivos públicos en donde uno pueda hacer un trabajo de investigación bibliográfica y documental y es por ello que la oralidad es tan importante para construir nuestra historia
Les dejo la portada de este nuevo libro y si alguien se interesa en adquirirlo me escriben a mi correo: danka.ivanoff@gmail.com.

7 comentarios:

  1. Y que lindo es también tener a los hijos grandes!

    ResponderEliminar
  2. NI LO PIENSES QUE SERA EL ULTIMO !!! APUESTO DOBLE CONTRA SENCILLO

    ResponderEliminar
  3. He terminado con HIJOS DE AYSEN, una amable lectura que me llevó varias semanas.
    Disfruté de todas esas historias de vida y ella fueron marcando el ritmo de lectura. Salvo que fueran muy breves no atinaba a leer más de una por día.
    Como suele ocurrir con los libros de nuestras comarcas periféricas hace falta un mapa para situarse en los relatos. Y eso lo subsané con los recursos de internet.
    Recuerdo que hace unos años para la edición de LOS SELKNAM en Punta Arenas me decía Carlos Vega Delgado que no le ponga un mapa, porque lograr la autorización oficial era un trámite engorroso. El trámite lo resolví vía la web ¡Y cuantos viajes he hecho!
    La frontera no es el límite, vive entre las interrelaciones. Y por lo visto de un lado y otro del alambre surgen los sentimientos de amor y odio que se inculcan a chilenos y argentinos. En más de un momento me pregunte si son los gobiernos los que están unidos y los pueblos no, o son los pueblos los que están enlazados mientras los que mandan confrontan.
    Los sentimientos hacia el de afuera, la queja a las nuevas generaciones pedigüeñas, son como aquí. Que linda gente los hijos de los ríos, del gran lago, de las pampas, de la lluvia!
    En un momento quise ver como terminaba y encontré un sensacional testimonio del hermano de Ramiro Barros, vecino de Río Grande, que siempre recordaba y prometía algún día acercarme a conocerlos. Ramiro era un hombre optimista, teatral en su andar, como tu esposo trabajador de vialidad. Los últimos años se dedicó a recitar poemas y grabó un CD que vuelta a vuelta hacemos escuchar en Radio Nacional Río Grande. Un año en que debía presentar los Tipos sexuales fueguinos, libro de Pedro Gamma, este no pudo llegar por problemas en los vuelos; entonces a Ramiro se le ocurrió hacer de uno de los personajes: EL PATA DE LANA. Y nos divertimos muchos. Aquel Ramiro volvió en tantos recuerdos de vivencias infantiles y juveniles en muchos de estos relatos.., cosa que en más de un momento me hizo lagrimear: ¡otro hijo de Aysén!
    Gracias y feliciciones . Este tipo de trabajo es muy complejo y duro. A veces construyes el relato con verdades, y otras descubres que no se ha dicho todo. Son libros MUY HUMANOS.

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias Mingo!.Este libro en su contenido lo encuentro muy bello, lo malo es que su edición es horrible, pero pretendo reeditarlo en fecha próxima.Siempre es un agrado saber que visitas mis blog. Ahora veré como te hago llegar el libro de los bolicheros. Por favor mandame tu dirección y yo le pido a un amigo de Gallegos que te lo remita. Un abrazo .

    ResponderEliminar
  5. Danka: hoy recibí la visita de nuestro amigo común Daniel Schupbach quien tuvo la gentileza de traerme el libro "Bolicheros y Pobladores", el que viene dedicado por tí .Agradezco mucho la amabilidad y ya lo estoy leyendo...También me regaló "Hijos de Aysén". Me siento muy identificada ya que más que magallánica soy patagónica y las historias de Aysén son muy similares a la las historias de mi región de Magallanes, lo que demuestra que toda la Patagonia ha sido forjada por gente de esfuerzo, que nos legaron el orgullo de pertenecer a esta parte del pais.

    ResponderEliminar
  6. Gracias FlorAngel. Ya nos encontraremos y podremos conversar de lo que es ser patagonas. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar