jueves, 14 de noviembre de 2013

¡Por fin!

Finalmente ha llegado el día en que se termina la propaganda política y podremos  descansar un poco de tantos ofertones que durante un mes se nos ha hecho desde la televisión y la radio.El domingo, Chile deberá elegir entre nueve candidatos, que según creo es históricamente el mayor número de candidatos que se ha presentado a la Presidencia de la República. Dentro de este grupo hay de todo, tenemos a Michelle que nos promete un mundo maravilloso, educación y salud gratis, un excelente sistema de transportes etc, pero se le olvida decir que ella fue Presidente durante cuantro años y que pertenece a un grupo político que gobernó durante veinte años y que fue ella  quien como Presidente de la república, implementó el peor sistema de transporte público de Santiago, y nada de lo que hoy promete se hizo en su gobierno y en los de sus antecesores. Luego viene la Evelyn, que promete seguir  avanzando por el camino del Presidente Piñera y la verdad es que  eso asusta, ya que el actual Presidente , si bien es cierto hizo una muy buena gestión, tuvo una oposición feróz y a medio Chile movilizado y destrozando y no queremos que eso se repita. Luego tenemos a Marcos, encantador y simpático, pero que dejó de ser la novedad y a quien se le olvida que el fue diputado de la concertación y que muchas de las promesas que hoy hace no las cumplió su conglomerado y que el no aportó para que se cumplieran, después viene Franco, quien francamente es muy bueno para hablar y nos arregla el país en tres horas, demasiadas promesas que no resultan creíbles. Después viene Marcel, con un discurso sesentero que no seduce, después Alfredo Sfeir, un hombre agradable, ex funcionario internacional, ecologista y ambientalista que tiene un lindo discurso pero que tampoco seduce mayormente. Luego viene Ricardo Israel, me gusta este hombre, pero no tiene posibilidades, le sigue Tomás, simpático, deslenguado, crítico de la concertación a quien parece se le olvidó que fue diputado de la concertación y fue funcionario de esos gobiernos y por lo tanto no es creible y por último viene Roxana Miranda. La dejé última no porque la quiera desmerecer, si no porque ella es la representante de la gran mayoría de los chilenos. Todos los otros candidatos viven de Providencia para arriba ( Barrio Alto), todos los otros candidatos han vivido por diferentes razones en el extranjero, todos los otros candidatos educan o educaron a sus hijos en colegios privados, todos los otros candidatos se atienden los problemas de salud en clínicas privadas o en el extranjero, todos los otros candidatos tienen auto y se movilizan en él. Roxana es como millones de chilenos, vive en una casa pequeña en un barrio periferico, no tiene auto, no creo que  haya viajado nunca al extranjero, sus hijos se educaron o se educan en colegios municipalizados, ella y su familia se atienden en el consultorio de su barrio o en un hopital público. Ella y su familia se molvilizan en el transporte público y seguramente ella tiene alguna tarjeta de Falabella o de Unimarc o Presto, con la que compra algunas cosas a crédito. Seguramente ella ni siquiera sabe lo que es un lavavajilla y no sabe lo que es un laptop, tampoco creo se haya comprado jamás una tenida en alguna boutique de Alonso de Córdova o una cartera de cuero marca Gucci. No tengo duda alguna que Roxana es la fiel representante de esa clase social a la que pertenecemos millones de chilenos, la clase asalariada a la que pertenecemos el 80% de los chilenos, si no el 90%. Ella representa a millones de trabajadores . Me gusta Roxana porque es auténtica y se ha permitido decir las cosas por su nombre. Lamentablemente su discurso es radical y parece que todo es queja. Los chilenos comunes y corrientes no nos quejamos tanto. Trabajamos para educar a nuestros hijos, tener una casa propia, un automovil o salir de viaje o simplemente para darnos algun pequeño gusto, la mayor parte de los chilenos trabaja para sobrevivir pero disfruta de la vida a su manera. Es cierto que nos da rabia que hayan tantos priviligiados, no los empresarios que mal que mal generan trabajo, si no que los políticos y sus redes de influencia. Es un asco ver como hay parlamentarios ( de todos los colores políticos) que se repostulan y que cumpliran 28 años en el congreso. es un asco ver como ya se están repartiendo los cargos. Al menos en mi pueblo hasta la gobernación está destinada antes de la elección. Si,  Roxana nos representa. No votaré por ella, pero si su discurso hubiere sido un poquito más moderado tal vez nos habría conquistado y el pueblo  habría llegado a la Presidencia.