miércoles, 30 de septiembre de 2015

Chile y la Corte de Justicia Internacional de La Haya.


Oficialmente, la independencia de Chile fue declarada a través del Acta de Independencia de Chile, jurada oficialmente el 12 de febrero de 1818. Curioso resulta entonces el siguiente dato tomado de Wikipedia que vale la pena profundizar:
En 1879, Bolivia perdió en la guerra del Pacífico,   el territorio el Litoral de Atacama ,  que Bolívar le había anexado en 1827, restándoselos éstos a Chile,. Con lo cual Chile logra recuperar esta costa a perpetuidad, reivindicado por el Tratado de 1904. La superficie territorial recuperada por Chile se estima en unos 120 000 km².
Notese la frase: "Con lo cual Chile logra recuperar esta costa a perpetuidad, reivindicado por el tratado de 1904"

Para mayor abundamiento  y para que mis amigos extranjeros sepan les dejo aquí lo que dice  un diputado boliviano:

De acuerdo a las muchas voces que se levantan en nuestro país para decir que "perdimos ante la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya (Holanda), es bueno conocer lo que dicen algunos connotados bolivianos. Aquí les dejo lo que dijo el Diputado por la circunscripción de Sucre tanto a Página Siete como en su muro de Facebook:
Página Siete / La Paz
El diputado opositor Horacio Poppe dijo que se debe buscar políticas de integración con Chile ya que, en su criterio, es el primer y el último "gran paso” en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya.
"Yo creo que es el primer gran paso y el último que se ha logrado en La Haya (...). Nosotros partimos del principio de que tendríamos que buscar con Chile la integración, tratar de ganar un enclave en Chile a cambio de un corredor bioceánico”, explicó el asambleísta en una entrevista con radio Panamericana.
Según Poppe, con la demanda planteada en el tribunal de la CIJ lo único que se logra es "generar una animadversión en ambas partes (Chile y Bolivia)”.
La abogada internacionalista Karen Longaric explicó a radio ERBOL que el fallo de la CIJ "es un éxito procesal para Bolivia” para que se decida si Chile tiene o no la obligación de negociar con Bolivia.
Manifestó que la Corte internacional se declaró competente de atender la demanda interpuesta por Bolivia, pero que de ningún modo puede predeterminar ningún criterio u opinión sobre la negociación.
El 24 de septiembre, 14 jueces frente a dos votaron a favor de que el tribunal sea competente de atender la demanda boliviana y rechazó el recurso de Chile.
"Este es el primer gran paso y el último. ¿Por qué?
1º Porque la Corte Penal Internacional de La Haya al admitir la demanda boliviana y rechazar la objeción preliminar de incompetencia presentada por Chile, no reconoce ni explícita ni implícitamente que Chile deba darnos una salida soberana al mar, sólo admite la demanda boliviana sin llegar al fondo del asunto.
2º Porque la Corte a lo sumo puede obligar a Chile a sentarse en la mesa de negociación, pero JAMÁS a ceder territorio con soberanía. Porque no es de su competencia y no tiene la fuerza coercitiva para lograrlo. De hecho, parte del fallo de los jueces indica que a la Corte “no le corresponde predeterminar” el resultado de una eventual negociación entre Chile y Bolivia por una salida soberana al Océano Pacífico. Más claro, agua.
3º Porque Chile repetidas veces ha manifestado que para ceder territorio con soberanía a Bolivia deben cumplirse dos requisitos: que todo Chile apruebe dicha medida mediante plebiscito y que la cesión de territorio sea en base a un canje territorial, en igual extensión y recursos estratégicos. Cosa verdaderamente imposible, porque el 86% de los chilenos se resiste a esta medida y porque nosotros no podemos seguir desmembrando nuestra Patria.
4º Porque cualquier acuerdo con Chile sobre territorios que pertenecieron al Perú (v. gr.: sobre la línea de la Concordia), debe necesariamente involucrar a este último por el tratado “candado” de 1929. Por lo tanto, el tema deja de ser bilateral para convertirse en trilateral. Y como decían nuestros abuelos, vuelve la burra al trigo (el mismo acuerdo denominado de “Charaña” se vio frustrado por este aspecto).
Desde nuestro punto de vista, la solución no pasa por crear mayor animadversión en la otra parte que debe estar dispuesta a solucionar nuestro enclaustramiento. Pasa por integrarnos, por buscar un enclave para Bolivia en un puerto de aguas profundas a cambio de energía para Chile, que es su talón de Aquiles. Pasa por interesar a Brasil en un tren bioceánico que partiendo de Sao Paolo, atravesando nuestro territorio, termine llegando a nuestro enclave (donde China también tiene sus intereses). No sólo se trata de sentarse a negociar, sino de que el negocio sea atractivo para ambos y para la región.
No podemos permitir que se nos engañe o que se juegue con nuestro fervor patriótico con tan soberana impostura, que lo único que pretende es inflar electoralmente al señor Evo Morales.
No creo que haya boliviano que no ame a Bolivia y que no aspire a llegar nuevamente a las costas del Pacífico. Pero esa aspiración, ese sentimiento irrenunciable que nos llega hasta los tuétanos y que enciende nuestras más altas pasiones, no puede ni debe ser objeto de manipulación.
Disculpas por la honestidad."

Para conocer un poco más, les contare que en  1867  Bolivia perdió ante Brasil la extensión de 490.430 km2. En 1903, Bolivia perdió ante Perú la cantidad de 250.000 Km2, tras ceder el territorio del Purus.En  1889, vía diplomática,  Argentina privó a Bolivia de 130.000 km2 correspondientes al Chaco Central.Estas pérdidas fueron vía diplomática. Pero Bolivia decidió entrar en un conflicto con Chile y es interesante conocer detalles: Frente al ímpetu de las inversiones y trabajo chileno en Tarapacá y Antofagasta, el Perú sintió amenazada su supremacía en la costa del Pacífico y firmó el 6 de febrero de 1873 un tratado secreto cuyas intenciones eran, según lo hecho público 6 años después, proteger la integridad y soberanía de los países firmantes. Argentina fue invitada a firmar el pacto, su gobierno se mostró de acuerdo y solicitó la aprobación del parlamento. Efectivamente, la Cámara de Diputados en Buenos Aires aprobó la adhesión al pacto y agregó una partida de $6,000,000 al presupuesto para la guerra. Pero Bolivia y Argentina disputaban la zona de Tarija y no lograron un acuerdo. Argentina propuso entonces a Perú un tratado Perú-Argentina (sin Bolivia), pero Perú rechazó la oferta. Así pasó el año 1873, y a fines del 1874 llegó a Chile la fragata blindada  que dió la supremacía naval a Chile. Tanto Perú como Argentina no quisieron comprometerse en un tratado contra Chile. Sin embargo, cuando afloraron nuevamente, en 1875 y 1878, las tensiones fronterizas por la Patagonia, Argentina buscó ingresar al pacto, pero el Perú diplomáticamente rechazó la iniciativa. Así mismo, al comienzo de la Guerra, Perú y Bolivia proyectaron ofrecer a Argentina los territorios chilenos desde el 24°S al 27°S a Argentina a cambio del ingreso argentino a la guerra contra Chile.
Chile, el angosto y largo país al que muchos llaman expansionista por haber obtenido los territorios de Tarapacá y Atacama ( este último había sido Chileno hasta 1827)  tuvo que enfrentar a los ejércitos peruanos y bolivianos y entre las sombras a Argentina que  se había declarado neutral, pero era conocido que permitía en su territorio el transporte de armas para los aliados, ejercía influencia en Europa y los EE.UU. para detener el avance chileno en la guerra y defendía una indemnización monetaria para Chile en vez de la cesión de territorios. Además existía en su población una fuerte corriente de apoyo a la causa aliada con la que alentaba esperanzas entre los aliados de que podría entrar en la guerra contra Chile.
Esta es la historia, sin pasiones ni nacionalismos y creemos necesario darla a conocer. Es cierto que Evo Morales despierta simpatías, es cierto que los bolivianos aparecen como los pobrecitos que están encerrados sin salida al mar, pero no es menos cierto que ellos hacen uso casi soberano de las instalaciones portuarias chilenas, que no pagan ni uno y no es menos cierto que ellos traicionaron al Perú ( Bolivia se retiró de la guerra del Pacífico que provocó y dejó a Perú peleando solo contra Chile)  y también no es menos cierto que Bolivia perdió mucho más territorio ante Brasil, Argentina y Perú que ante Chile.
Somos un país respetuoso de los tratados firmados y  al parecer eso no vale. Lamentablemente la Corte Internacional de Justicia, una vez más,  hace un juicio político y no jurídico. En todo caso su resolución solo obliga a Chile a sentarse a negociar con Bolivia y esas negociaciones pueden durar cien años o más.