lunes, 10 de junio de 2013

Preocupaciones ciudadanas

Esta foto de Coyhaique en la década del cincuenta nos retrata una época muy linda de nuestra región, de cuando éramos pocos y todos solidarios. Hoy esta región ha cambiado y lamentablemente para mal. Hoy ya no hay respeto por el otro, por su dignidad y su honra. Hay medios de comunicación que dicen cualquier cosa de cualquier persona y no se arrugan para denostar y mentir. 
Las preocupaciones ciudadanas, a mi entende,r son hoy preocupaciones individuales y no colectivas. Antiguamente la gente se unía para arreglar una calle, adornar una plaza, construir una escuela. Hoy los ciudadanos exigen al gobierno de turno que haga eso y mucho más. Los ciudadanos exigen  y los políticos prometen. Hoy habrá un debate entre los candidatos a la Presidencia del bloque opositor. No tengo muchas espectativas de este debate, nadie saldrá herido, todos dirán lo que el pueblo  ( o una minoría vociferante) quiere escuchar: reforma constitucional, Asamblea constituyente, fin al lucro, privatización etc. y serán aplaudidos y mañana saldrá en los diarios la noticia de que el candidato fulano prometió tal cosa. Mientras tanto, la minoría vociferante, esa que pide todo a través de manifestaciones en las calles, iran al mall a comprar el último celular o el último modelo de LCD o irán al concierto de fulanito y pagaran cincuenta o setenta o cien mil pesos por la entrada, irán a comer a un buen restaurant o se reunirán en un asado bien regado con sus amigos. Mientras tanto la ciudadanía en general, seguirá trabajando, seguirá en Santiago pasando horas arriba del transantiago, y seguirán encalillandose con las tarjetas de las grandes casas comerciales , esperanzados de que TODAS sean como la Polar y que llegado el momento no se pague por nada. En fin, el debate pasara, vendrá otro de los candidatos del oficialismo, luego las primarias cuyos resultados todos conocemos de antemano y los ciudadanos seguirán el día a día igual al anterior y al anterior y al anterior.
Lamentablemente parece ser que la cultura del esfuerzo ya no existe. 
Esta foto fue publicada en facebook por María Alicia Fernández.