sábado, 29 de marzo de 2014

Incendio del Valle Chacabuco

El Valle Chacabuco. Un valle lleno de historia. Ahí trabajo infatigablemente don Esteban Lucas Bridges, pionero de la Patagonia. Por años ese valle fue el más productivo de toda la zona sur de Aysén. En los inicios de la Compañía Ganadera Baker, ellos fueron dueños de más de 250.000 hectáreas, luego le fueron reducidas a 140.000 y por último a un poco más de 70.000 hectáreas. El valle  era ganadero, buenos pastos y buenas aguadas. Allí se mantenían miles y miles de ovejas, vacunos y caballos. Eso, hasta la Reforma Agraria que expropio la tierra y compró los animales para entrergarselos a un grupo de asentados ( Se llamó Asentamiento Valle Chacabuco), pero la famosa Reforma nunca les brindó a los asentados el título definitivo y ellos se sintieron peones de la CORA ( Corporación de Reforma Agraria). Esto sucedió en los gobiernos de Eduardo Frei Montalva y Salvador Allende. Un fracaso, como tantos otros asentamientos en el país, yo diría la mayoría de ellos. Luego los asentados fueron abandonando  y buscando otros destinos, algunos lograron comprar pequeños campos y otro volvieron a ser peones mejor pagados. El asentamiento fue abandonado y luego comprado por Francisco de Smet. El asentamiento tenía una cuantiosa deuda en impuestos territoriales, deuda que con la ayuda de parlamentarios, de Smet logra que se anule. Pasan los años y de Smet decide vender. Le vende a Douglas Tompkins, ciudadano norteamericano con visa de turista en Chile. Hasta antes de esa venta ,el valle seguía produciendo y toda la zona sur de Aysén se abastecía de la carne desde ese valle. Pero Tompkins no quería saber nada de ganadería, él es un ecologista profundo y de golpe y porrazo deshizo todo lo que allí se había construído en ochenta años. Construyó un hotel de lujo y se dedico al conservacionismo. Sacó todos los alambrados y despejó de ovejas, vacunos y caballos. El inmenso valle quedó a libre disposición de guanacos, pumas y zorros. Dicen, y digo dicen, porque no me consta, que ahí no se permitía cortar una rama o sacar algunas hojas de alguna planta, no, todo debía preservarse como estaba. Pero la naturaleza dijo otra cosa y desde el miércoles un inmenso incendio consume parte del valle. Ya van casi 3.000 hectáreas que amenazaron al puente Chacabuco y a la reserva Tamango. Curiosamente ese día llegaba como invitado don Ricardo Lagos Escobar, ex Presidente de Chile. El mismo que le otorgó Pumalin a Tompkins. ¡Vaya coincidencia!
Les dejo estas fotos que dan cuenta del incendio y que bajé de Face book de la página de un amigo.