miércoles, 20 de junio de 2007

Contacto e impacto

Anoche, miles de chilenos tuvimos la oportunidad de ver el programa Contacto de Canal 13 y tal vez muchos de nosotros nos fuimos a dormir con una sensación de angustia y de rabia ante la constatación de hechos que no debieran existir. En lo personal no solo fue angustia y rabia, sino también de mucha tristeza. Los rostros que vi en la televisión eran rostros que tenían una marcada resignación ante los embates de la vida. Me pareció que el solo hecho de escuchar tantas promesas y creer fervientemente en ellas para después recibir migajas, es motivo suficiente para ver en esos rostros anónimos ,reflejada esa desesperanza. Me impactaron los niños y pensaba mientras veía el programa que esos niñitos y niñitas están condenados a priori a ser pobres, a no tener sueños, a no tener esperanzas. Me gustó la mujer de Cartagena que fue capaz de darse cuenta que alguien le estaba birlando el dinero que le correspondía, la encontré fuerte, decidida y luchadora y ojalá las demás familias del programa Puente la imitaran. Para mi fue indignante ver que con un par de tablas y dos pedazos de vidrio se daba por concluida la ayuda y estadísticamente hablando eso habría sido un éxito. Esas familias que recibieron un par de tablas y dos pedazos de vidrios engrosan los números que después el ex Presidente Lagos mostró con tanto desparpajo. No, no estoy haciendo política. Creo sinceramente que el Leit Motiv del programa es estupendo, lo malo es la implementación, la burocracia. Cuando mostraron el tríptico en que cada familia va pegando papelitos o estampillas con los pasos dados me preguntaba ¿Cuánto costaron esos trípticos? Con mi experiencia con imprentas podría decir que varios millones de pesos y pienso que esos millones habrían estado mejor gastados en las propias familias. Se me ocurre que habría sido más barato y tal vez más lindo, entregar a cada familia un cuaderno y que ellos, ya sea dibujando o con recortes, participando todos los miembros de la familia, hubiesen hecho a su manera, a su modo, con sus elementos, lo mismo que el tríptico y creánme que los cuadernos habrían sido obras de arte y mucho más valioso para cada familia. La mujer Contacto Familiar de Chillán me pareció una fresca de proporciones, sin ningún sentimiento, inhumana. Creo que es terriblemente vergonzoso que una persona que recibe un sueldo de una Municipalidad, literalmente le robe el esfuerzo, el sacrificio ,a una persona que ha ahorrado tal vez hasta dejando de comer ella y sus hijos con el sueño de tener una vivienda.
En mi región también hay pobreza y realmente espero que las personas que trabajan en estos programas del estado sean personas honradas, generosas, motivadas. Es difícil trabajar con pasión con un sueldo tan pequeño, pero quedó demostrado en el programa de anoche, que hay personas como las visitadoras sociales de Lampa, que si tienen esa vocación, que se tomaron en serio su trabajo y que además de hacer lo que el Fosis les indica, han entregado cariño y amistad a las personas que visitan. Esas mujeres son el ejemplo y tal vez ellas representen los cinco minutos de luces a que se refirió el Ex Presidente Lagos.
En lo personal creo que uno de los grandes problemas de los programas que se implantan en el país nacen abortados por la burocracia, basta ver la panfletería, la folletería acumulada en Gobernaciones, Municipios y Servicios Públicos. Se gastan miles de millones en publicaciones que nadie lee, que se acumulan en estos servicios y que no conducen a nada.
Les decía que en mi región hay pobreza y también en los primeros tiempos existió la pobreza, sobre todo en la habitabilidad, pero esos pobres tenían esperanzas, tenían la certeza de que trabajando saldrían adelante en una región que estaba llena de oportunidades. Hoy la pobreza se concentra principalmente en las ciudades, donde los recursos no existen, donde en el pequeño patio de la vivienda social, no se puede hacer una siembra para cosechar algunos productos que ayuden a la alimentación, no se puede tener gallinero para tener unas cuantas gallinas y tener huevos frescos diariamente. En fin, la vida en la ciudad es mucho más complicada y las oportunidades no existen. No es posible entregar en una misma población diez o quince máquinas de coser o de freír papas si no se ha estudiado cual es el mercado. Hay un viejo aforismo que dice: No le des pescado a un pobre, sino que enséñale a pescar. La génesis del Programa Puente consistía en eso, en enseñar a la gente a salir de la pobreza, pero todo se entrampó en la maraña burocrática que lamentablemente está tan arraigada en nuestro país. Esto no es un problema de un sector político de Chile, este es un problema de todos nosotros, de todo el país y debemos concentrar esfuerzos para que estos programas que en esencia son muy buenos, no se pierdan ante la irresponsabilidad, la desidia, la frescura o la comodidad de algunos funcionarios del aparato estatal.