miércoles, 4 de julio de 2007

Desarrollo compatible con la naturaleza

Ayer me llegó vía email los acuerdos de un Parlamento Medioambiental de la Patagonia cuya síntesis les entregué en mi entrada anterior. Entre otros participaron un Director de Pumalin, varias personas de origen mapuche y los conocidos ambientalistas de siempre. Esta noticia la pueden leer en http://www.eldisadero.cl/. En lo que a mí respecta debo decir que los verdaderos patagones hemos sabido muy bien proteger nuestra tierra y que no necesitamos padrinos. Que aquellos ecoinversionistas que no quieren que les echen a perder su negocio de traer gringos con plata a respirar aire puro, no nos pueden negar el derecho al desarrollo, no nos pueden negar el derecho de que nosotros tengamos caminos que nos conecten con el país, que tengamos industrias que den trabajo, que tengamos minería cuidadosa. Para mí, que los promotores de todo este movimiento son personas que se quedaron sin ideologías y son personas que quieren el negocio solo para ellos.No veo la razón de tener mapuches defendiendo una tierra que no les perteneció. No hay ningún antecedente de que el pueblo mapuche sea originario de Aisén. Lo que si sé es que muchas familias de origen mapuche llegaron a colonizar la zona y encontraron acá un lugar tranquilo para vivir, pero fueron tan colonos como los Jara o los Foitzick. Esto me hace recordar el inicio del proceso de colonización de Aisén cuando los grandes consorcios magallánicos prohibían la entrada a los pobladores espontáneos. Estos les doblaron la mano. Soy una convencida que podemos alcanzar el desarrollo económico con el cuidado del medio ambiente. En mi pueblo hay una mina de oro que le da trabajo a más de 800 personas. Al lado, justo pegadita a la mina, hay una laguna en donde abundan los cisnes, los flamencos y los patos y en los alrededores del yacimiento las vacas y caballos se pasean libremente entre los pastisales y eso es una clara evidencia de que no hay contaminación. Chile es un país con cultura minera y hay muchas leyes sobre las explotaciones mineras, no es cosa de llegar y sacar el oro o la plata, hay que presentar muchos estudios a las Coremas y a la Conama, incluso proyectos de cierre, en que condiciones quedarán los lugares en que se explotaron los minerales etc. Insisto que Aisén debe tener varias vocaciones, la primera la turística, la segunda la agrícola, la tercera la ganadera, la cuarta la minera y la quinta la salmonera. Todo eso genera empleos, calidad de vida etc. Es cierto, todo trae cosas negativas pero ahí deben estar los municipio para NORMAR. Que no sea porque un pueblo es minero se llene de prostíbulos como Calama. El mejor ejemplo de desarrollo sustentable está en la localidad de San martín de Los Andes, un pueblo con vocación turística, pero en donde nadie se arranca con los tarros porque las normas municipales están para ser cumplidas. Si, definitivamente en lo personal, no quiero sentirme interdicta y que otros, los que llegaron ayer como Douglas Tompkins ,vengan a decirme que es lo que a mi como ciudadana de Aisén me conviene. Tengo demasiados años de circo para saber distinguir entre lo que es desarrollo sustentable y lo que es parafernalia mediatica de un grupo que se dedica a escribir toneladas de artículos sentados al ladito de la chimenea quemando nuestro bosque.